En post anteriores hablamos de probar y probar hasta encontrar “el vestido“. Pero, y qué pasa una vez dices eso de: ¡ES ESTE!

Pues pasan muchas cosas, sobre todo por la cabeza de la novia. Y ¿por qué? Pues porque desde que dices el sí quiero a tu vestido hasta el día B pasan unos cuantos meses en los que la novia pasa por diversas fases.

Fase 1: Emoción por haberlo encontrado. Ahora toca empezar a pensar en los complementos porque ya sabes el estilo que buscas. Prioridad: los zapatos porque para la siguiente prueba, la que será la primera con tu vestido real, se hace con ellos, así que pasamos a la siguiente tarea de la lista con energía.

Fases de una novia tras comprar el vestido


Fase 2: Empieza la espera. Normalmente desde que lo encargas, si lo haces con cierto tiempo, hasta que te lo pruebas por primera vez suelen pasar unos 6 meses. Por lo que cuando estas esperando a que ese día llegue, el tiempo pasa lento. Y aunque tengas un montón de cosas más en la cabeza, al final siempre está él, y necesitas volver a verlo y probarlo. Paciencia.

Fase 3: Dudas. Solo ha pasado la mitad del tiempo, y ya has mirado todos los zapatos posibles, pero como ha pasado tiempo desde que te viste con tu vestido, no tienes claro cuales son los que quedarán perfectos con él. No hay que desesperarse.

Fase 4: ¡Has encontrado los zapatos! Después de mucho pensarlo, has decidido dejarte llevar por tu instinto, que te dice, no habrá otros mejores, y te lanzas a la piscina. Ahora la impaciencia crece por ver el vestido de nuevo y junto a tus zapatos! Irá bien, tranquilidad.

Fase 5: Ya no queda nada para tu primera prueba! Has estado viendo fotos y vídeos de tu vestido una y otra vez porque no te acuerdas de cómo es ese detalle, o necesitas reafirmar que has hecho la elección correcta. ¿Es lo que yo quería? Preguntas a tus acompañantes del día de la elección. Ellos te tranquilizan una y otra vez con esa paciencia infinita y tu te repites que sí, lo has hecho bien. Confía.

Fase 6: Ha llegado el día de la prueba! OMG! Emoción y nervios. Lo mejor es peinarte y maquillarte de manera similar a las opciones que barajas para tu día, para ir visualizando el look completo. Llegas al probador y ahí viene, TU VESTIDO. Te lo pones, luego los zapatos y…..¡Bingo! Están hechos el uno para el otro. Pero como no todo va ser perfecto, el vestido te queda algo grande porque siempre es mejor que sobre que que falte. Así que ahora a esperar a la siguiente prueba para ver ya todo en su sitio. Ya queda menos.

Fase 7: La segunda prueba se realiza muy cerca de la fecha señalada, y tras los arreglos del largo y demás ajustes, pueden pasar dos cosas. O que quede perfecto o que, porque hayas sufrido cambios de peso, haya que hacerle algún arreguillo más. En ese caso habrá una tercera prueba días después. Si está todo Ok lo único que queda es ir a por él el día antes, ellos te lo guardarán y se ocuparán de que no se arrugue y demás. Ya no queda nada.

Fase 8: ¡Por fin ha llegado EL DIA! Has tomado las decisiones correctas y solo queda disfrutar.

*Fases basadas en hechos reales y experiencias taconiles.

¿Y tú, pasaste por alguna de estas? ¿Cómo llevas la espera?

Y ya sabéis, coged los tacones y ¡vámonos de boda!