Muchas veces lo sencillo no necesita mucho para ser espectacular. Hay vestidos de novia que con sólo un pequeño detalle hacen que ella brille de una forma tan natural, que esa “luz” es la más bonita de todas. Porque ponerse atuendos que llamen la atención es fácil pero llamarla con algo sencillo es lo complicado. Hoy os mostramos vestidos de novia que tienen ese algo que nos hace cosquillas en el estómago y nos deja prendadas por ser especiales como pocos, con casi nada.
Basta con un escote en la espalda inesperado, una manga larga trabajada, un cuerpo delicado o un tejido romántico para que una novia no necesite nada más para estar perfecta en su gran día.

¿Qué os parecen estos vestidos? ¿Daríais el sí quiero con alguno de ellos?

Y no os olvidéis, coged los tacones y vámonos de boda!